lunes, 28 de mayo de 2007

Resonancia

Cada objeto tiene unas frecuencias propias de oscilación, si aplicamos una fuerza con una frecuencia similar a la de la estructura, el objeto comenzara a vibrar, a oscilar cada vez con mayor amplitud, en ese caso decimos que se ha producido un fenómeno de resonancia.

El vídeo que aparece a continuación es una experiencia bastante conocida: si pasamos los dedos humedecidos por el borde de una copa y realizamos un movimiento giratorio de la frecuencia adecuada, podemos conseguir que la copa vibre y emita sonido.



Una experiencia similar es el sonido emitido por los cuencos tibetanos y que, parece ser, que utilizan para iniciarse en la meditación concentrándose en el sonido emitido por el cuenco.

Bueno y ahora que estamos relajados, la experiencia inversa: un sonido de la frecuencia adecuada puede provocar una oscilación en un cuerpo sólido (una copa) y llegar a superar el límite de elasticidad del objeto y romperlo. Aviso de que el sonido puede ser molesto (alejad los objetos de vidrio del altavoz de vuestro ordenador, por si acaso…)

2 comentarios:

Antonio Rodríguez dijo...

Esto de la copa hecha trizas es bastante parecido a lo que siento yo en el tímpano cuando me hablan la mayoría de nuestros alumnos. ¡No sé cómo oirán ellos dentro de unos años!

Inma dijo...

Lo mismo le pasó a María Callas cuando grababa un fragmento de la ópera Norma, el aria "Casta diva". Tenía una copa de agua cerca y en un compás determinado(con una tesitura especialmente aguda) estalló.