viernes, 27 de abril de 2007

Gravedad cero

En los periódicos de estos días aparece la noticia de que Stephen Hawking ha podido experimentar la gravedad cero gracias a un vuelo en avión.
La experiencia consiste más o menos en lo siguiente: el avión alcanza una altura de unos 7,3 km y a partir de ahí, apaga los motores y asciende hasta que su velocidad es cero y luego desciende en caída libre, para después volver a poner los motores en marcha y detener la caída. Los pasajeros del avión (que en realidad están en caída libre) tienen la sensación de ingravidez con relación al interior del avión (no tienen ventanillas, con lo cual pierden toda referencia del exterior).
Recuerdo que cuando explicaba Física en el antiguo COU, les comentaba a mis alumnos que si en un rascacielos bajábamos en un ascensor y observábamos que nuestros pies se despegaban del suelo y empezábamos a flotar, la situación era preocupante porque eso quería decir que el ascensor estaba en caida libre...
Bueno, pues resulta que en los Estados Unidos se les ha ocurrido la idea de que los profesores de física experimenten la gravedad cero invitándolos a realizar un viaje similar al que ha hecho Stephen Hawking. Lo podéis ver en el siguiente video:

Estoy pensando en pedir al CAP (centro de formación del profesorado) de Torrejón de Ardoz que nos organicen un curso de estos, total, tenemos la base aérea al lado...

3 comentarios:

Antonio Rodríguez dijo...

Apúntame, por favor.

cristobal dijo...

Ya somos tres y, además, organizaremos en el CAP de Torrejón un curso acelerado de 10 horas de duración con derecho a certificar a quíen permanezca en ingravidez al menos el 80% del horario establecido

Antonio Rodríguez dijo...

Me parece que estás poniendo los créditos por las nubes, qué digo nubes, bastante por encima: ¡uno por cada ocho horas de alma en vacío gravitatorio!